‘Mi cuerpo es un campo de batalla’ debate sobre la producción de los afectos en el capitalismo

La mesa redonda ‘Mi cuerpo es un campo de batalla’ abre ideas disruptivas entorno la concepción del deseo y el “cuerpo” normativo

20170208_183900
Brigitte Vasallo, Esther Fernández, Eloy Fernández Porta y Lucía Egaña han coincidido en otras ocasiones para hablar de subversión en las relaciones afectivas. CC: Edgar Sapiña
12/02/2017 – Ares Biescas Rue (@aresBiescas)

El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) invitó el miércoles 8 de febrero de 2017 a reflexionar sobre de qué manera el poder ha intentado marcar la manera de entender el deseo y la normatividad de nuestros cuerpos. Lucía Egaña, escritora y transfeminista chilena, Brigitte Vasallo, docente en el Posgrado de Género y Comunicación de la UAB y Eloy Fernández Porta, doctor en Humanidades por la Universidad Pompeu Fabra, debatieron sobre la producción de los afectos en el capitalismo. La mesa estaba moderada por Esther Fernández, encargada de comisionar la simulación de una sala de cine porno de los años setenta en 1000 m2 de deseo.

Brigitte Vasallo enfocó el tema a través de una perspectiva no-monógama y a su vez criticó el “discurso neoliberal poliamoroso” que cae en “el binarismo de posesión versus libertad”. En cambio, presentó al público la perspectiva de “las redes afectivas”, en la que el cuerpo se imagina como un cuerpo colectivo y en el que se rompe la “obviedad del nosotros” y se habita un “nosotros en construcción.”

Lucía Egaña, por su parte, expresó que “todos los cuerpos son políticos” e hizo hincapié en  que hablar del cuerpo como uno solo esconde la idea de un cuerpo hegemónico que obvia diferencias. También habló de interseccionalidad e hizo un paralelismo entre el cuerpo normativo hegemónico y la Europa de la intransigencia fronteriza.

Eloy Fernández Porta citó a Foucault para hablar sobre la creatividad que supone crear una norma y conseguir que funcione en una relación dinámica con las heterodoxias y reivindicó la creación de la norma como acto de disidencia y revolución. En cuanto a las políticas posibles para fomentar el debate feminista, sugirió “convencer al privilegiado (heterosexual, blanco) de que puede ganar prestigio y dinero con el feminismo”.

Mi cuerpo es un campo de batalla forma parte del ciclo de conferencias “Políticas de Deseo” celebrado en el marco de la exposición 1000 m2 de deseo que organiza el CCCB.  El próximo miércoles 15 de febrero se celebrará la conferencia Deseo y Subversión por Marta Segarra, catedrática de Estudios de Género en la Universidad de Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s