Rosa Ferré: “La historia de la arquitectura de la sexualidad es la del hombre que fantasea y piensa”

12/03/2017 – Realización: Ares Biescas Rue (@aresBiescas), Marta Santacreu Olaya (@msantacreeu) y Edgar Sapiña Manchado (@edgarsapinya) | Producción y Edición: Edgar Sapiña Manchado | Texto: Ares Biescas Rue

Rosa Ferré es responsable de exposiciones del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. De formación filóloga, tiene más de 20 años de experiencia en la concepción y dirección de proyectos expositivos. Hablamos con ella en motivo de la exposición 1000m2 de deseo, que cerrará sus puertas el próximo 19 de marzo de 2017.

Cuando empezasteis a gestar la exposición, ¿a qué receptor imaginasteis que llegaría vuestro mensaje?

La exposición piensa en un público interesado en el cambio. Aún así, no hemos querido centrarnos en la perspectiva queer porque dentro de la heterosexualidad hay proyectos radicales y es donde más cosas se tienen que romper. Hemos jugado a no separar, damos por natural que cualquier práctica es normal… Me parecía preocupante que lo queer se quedase en un gueto y más interesante convencer a la gente que nunca ha pensado que la sexualidad puede ser performática. La lucha homosexual ha cambiado muchas cosas, pero cuando se estanca porque existe un barrio donde se puede consumir igual que los heterosexuales o se concibe el matrimonio de la misma manera que el heterosexual te preguntas si el proyecto no tendría que ir más allá…

¿Cuál ha sido el papel de la mujer en la creación de espacios para el sexo?

En general los materiales nos dicen que hay pocos arquitectos que han pensado cómo tiene que ser el espacio para el sexo, sobretodo construyendo y esto a la vez nos indica cómo es nuestra sociedad, de qué se ha relegado a lo íntimo y a lo doméstico. Las mujeres como en otros espacios de poder, han estado apartadas de la arquitectura.

¿Se concibe la exposición desde una perspectiva feminista?

Creo que la gente entiende que cuando mostramos la escenografía de Playboy, estamos reflexionando sobre el modelo de “capitalismo caliente” que plantea Beatriz Preciado. Nos interesa que la gente sea capaz de plantearse de dónde provienen sus fantasías y cómo se han construido.

Es decir, que los espectadores intenten liberarse de sus prejuicios.

Se supone que estamos en un momento de libertad sexual, pero se sigue sin hablar abiertamente de todo y se sigue pensando en la monogamia como la vía clara de las relaciones. Ha quedado muy inscrito que los hombres se pueden permitir una cierta sexualidad libertina y las mujeres no tienen ninguna necesidad. En este sentido, hemos intentado desmitificar cosas y des del principio aclarar. Por eso hemos empezado la exposición con el Triunfo del Falo: la historia de la arquitectura de la sexualidad es la historia del hombre que fantasea o piensa.

Entrevista
Rosa Ferré en su despacho en el CCCB. CC: Edgar Sapiña.

En la exposición se habla mucho de utopías sexuales. ¿Desde que posición podemos pensar una nueva forma de desear?

Cuando ha habido un proyecto diferente a la norma con relación al sexo es porque había una clase social (aristocracia francesa) que no tenía que trabajar. Estamos todo el día o produciendo o consumiendo, y es muy importante la relación entre la sexualidad y ocio, o todo lo que somos más allá de lo que consumimos y producimos. En la exposición, intentamos hablar sobre cómo la falta de tiempo es un desprecio hacia nuestros deseos.

1000m2 de deseo empieza en el siglo XVIII, porque en ese siglo hay un cambio de paradigma y se empiezan a utilizar otras narrativas en cuanto al sexo, por ejemplo, aparece por primera vez la palabra intimidad… Actualmente, ¿qué narrativas están latiendo en el campo de la relación entre deseo y arquitectura?

La sexualidad ahora está muy mediada por la tecnología. Internet es un espacio en sí mismo y trae una revolución sexual hacia la desmaterialización de las relaciones. Toda tendencia tiene su contratendencia, a lo mejor si todo es tan digital hace falta un espacio para saciar la necesidad de reconocimiento de los cuerpos.

Remedios Zafra, en una conferencia en motivo de la exposición, hablaba sobre la plataforma virtual Second Life, donde la gente podía elegir cómo presentarse y normalmente seguían el estereotipo heteronormativo. ¿Hasta qué punto nuestro deseo está dictado por la lógica del sistema cultural?

Nuestro deseo es el deseo de los otros. Somos pantalla todo el rato. Ahora se ha puesto de moda crear espacios en la casa que sean “instagramizables”. Es como la máxima representación del “yo” y me parece un exhibicionismo muy propio del ser humano. Desde los años 70, y Playboy ya jugaba con ello, se produce una espectacularización de la intimidad, lo que hace preguntarnos: ¿Y si esta espectacularización lo que hace es substituir la sexualidad? Como si tener sexo fuese lo mismo que representarlo. Lo más curioso es el estereotipo, cómo la fantasía máxima de una pareja heterosexual son estos resorts de lujo donde hay chicas, piscinas… Nadie busca otra cosa, se “come” lo que le llega de las tradiciones.

“Nuestro deseo es el deseo de los otros”

¿Cómo habéis tratado movimientos como el postporno y el porno feminista, por ejemplo, de Erika Lust?

A mí el discurso de Erika Lust no me gusta nada, no me lo creo. El porno de Erika Lust es porno para chicas bien, de clase media y yo creo que a las chicas bien de clase media no les funciona, porque no quieren ver lo que ya tienen en casa. El deseo pornográfico es el deseo de ver cosas a las que no atreves a enfrentarte. No creo que uno vaya al porno a reconocer, quieres algo que te ponga nervioso. Por eso me parece muy interesante lo que ha hecho el postporno y el movimiento queer y por eso estamos incentivando charlas que no se pueden enseñar solo en una exposición.

Has hablado de capitalismo caliente. ¿El sistema capitalista ha contribuido a la creación de nuestras sexualidades?

El sexo sirve para domesticar a las poblaciones. Por ejemplo, existió un momento en los años 70 en Estados Unidos donde se empezó a llevar el porno a la esfera pública a través de su legalización y se abrieron cines donde las mujeres podían entrar. Parecía que hasta la pornografía podía llegar a Hollywood. La elite cultural estadounidense iba a ver clásicos de la pornografía como “garganta profunda”. Esther Fernández, comisaria de la parte relacionada con el porno de la exposición, estudia cómo desde el gobierno se invirtió en la industria del vídeo doméstico para que el porno volviera al ámbito privado.

¿Cuál es el futuro del proyecto?

1000m2 de deseo probablemente irá a París. Trabajamos nuestras exposiciones como proyectos de investigación a largo plazo. En París queremos hacer una especie de “Open Call” para que jóvenes arquitectos propongan espacios específicos para el sexo.

“El deseo pornográfico es el deseo de ver cosas a las que no atreves a enfrentarte”

Rosa Ferré
CC: Edgar Sapiña.

XCèntric presenta la película ‘L.A. Plays Itself’, de Fred Halsted

El filme da el pistoletazo de salida a las sesiones cinematográficas programadas alrededor de la exposición del CCCB ‘1.000 m2 de deseo’

la_plays_itself_-1972-fred-halsted_1
Clip de L.A. Plays Itself, de Fred Halsted (1972)
12/02/2017 – Marta Santacreu Olaya (@msantacreeu)

XCèntric, el cine del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), inicia este domingo 12 de febrero a las 18.30h las sesiones enmarcadas dentro de la exposición ‘1.000 m2 de deseo. Arquitectura y sexualidad’. El primer largometraje del cineasta norteamericano Fred Halsted (Long Beach, 1941), L.A. Plays Itself (1972), será el protagonista de esta primera jornada cinematográfica. Además, la sesión se completará con uno de los cortos del mismo autor, titulado Sex Garage.

La película, rodada a principios de los años 70, recorre los espacios de cruising de la ciudad de Los Ángeles. Halsted muestra así aquellos lugares públicos buscados para practicar sexo, principalmente por varones homosexuales, a través de una “aventura erótica y formal”. Una obra que, tal y como describe el CCCB, se aleja de los “estereotipos que más tarde se impondrían en el cine pornográfico” y donde encuentros sexuales, paisajes suburbanos y reflexiones sociales interactúan entre sí. L.A. Plays Itself es considerada uno de los clásicos del género del porno experimental gay y, con ella, el autor da acceso a los espectadores heterosexuales a la pornografía homosexual de la época.

El autor: Fred Halsted

Fred Halsted fue un director y actor de cine porno gay. Su vida siempre tuvo una estrecha relación con la sexualidad: entrevistas provocativas y escritos polémicos publicados sobre el erotismo definen su espíritu outsider que siempre lo caracterizó. Además, fue propietario de un puticlub (Halsted’s) y publicó una revista (Package).

Durante los años 70, además de L.A. Plays Itself, Halsted dirigió Sex Garage (1972) y Sextool (1975), sus otros dos títulos más remarcables. Su apogeo profesional llegó con la adquisición por parte del MoMA de su obra en la colección permanente del museo. Éxito efímero, ya que entrada la década de los 80 su carrera sufrió un declive acompañado de una crisis personal tras la muerte de su pareja, víctima del SIDA. Halsted se suicidó en 1989, incapaz de superar su inestable situación económica y personal.

fh_halsted_plays_itself_6
Fred Halsted

XCèntric, el cine del  CCCB

Des de 2002, el CCCB ofrece en su auditorio proyecciones cinematográficas de manera regular. XCèntric es el título que da nombre a este proyecto, caracterizado por dar visibilidad a contenidos audiovisuales de difícil representación o escasa circulación y mantenidos al margen de las modas y formatos establecidos. Sus títulos comparten en común un alto compromiso por parte de los autores, configurándose así como obras de creación personal. Se ha convertido en una plataforma audiovisual única en el mundo.

XCèntric también cuenta con un archivo con más de 700 títulos de cine experimental a consulta y gratuito, además de considerarse un lugar para la reflexión y educación audiovisual a través de ‘Aula Xcèntric’ y ‘Xperimenta’. Así mismo, genera textos y publicaciones audiovisuales, o proyectos de investigación y difusión internacional (los conocidos ‘programas itinerantes’).

Junto con L.A. Plays Itself, Un cine de la intimidad. Los límites de lo filmable, Rituales de la transfiguración y La cámara voyeur: espacios visuales del deseo constituyen las siguientes tres sesiones centradas en la relación entre arquitectura y la sexualidad. Sus pases tendran lugar en las próximas setmanas. 

 

Fecha 12 de febrero de 2017
Horario 18:30h
Lugar Auditorio del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), Calle de Montalegre, 5, 08001 Barcelona
Precio 4€ / 3€ reducido

Abono a las 5 sesiones: 15€ / 12€ reducido

Gratuito – Amigos del CCCB

Duración Sex Garage, 25 min; L.A. Plays Itself, 51 min.
Público Mayores de 18 años
Teléfono de contacto 933064100

 

El CCCB explora la relación entre espacio y sexualidad en ‘1000 m2 de deseo’

La exposición muestra como los espacios para el placer han sido pensados desde una fantasía masculina

fav-54
Instalación que reproduce el  Centro de Entretenimientos Sexuales de Nicolas Schöffer, un espacio que estimula los sentidos a través de luz, color, esculturas que bailan y perfume. CC: Edgar Sapiña
28/01/2017 – Ares Biescas Rue (@aresBiescas)

El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) reflexiona sobre la relación entre espacio y deseo en la exposición 1000mde deseo, abierta al público hasta el 19 de marzo. A través de la obra de diferentes artistas investiga cómo se ha erigido el deseo en la sociedad occidental des del siglo XVIII hasta la actualidad y termina reflexionando sobre los nuevos espacios sexualizados que proporciona Internet.

La exposición, comisionada por Rosa Ferré y Adélaïde de Caters, presenta imaginarios pensados en su mayoría por hombres que vertieron en sus construcciones fantasías masculinas. A la vez, la muestra destaca proyectos que intentaron crear resistencia contra la heteronormatividad. Charles Fourier, Claude-Nicolas Ledoux y Sade crearon espacios que invitaban a las relaciones abiertas y al hedonismo.

La propuesta se desarrolla a través de tres esferas: Utopías sexuales, Refugios libertinos y Sexografías. Incluye varios espacios autónomos que funcionan como “miniexposiciones”. El espectador se convierte en un voyeur de la propia muestra, invadiendo espacios imaginados para la intimidad y el secreto.

fav-12
Jean-Didier Bergilez Sexualités (in)visibles.be : clubs, corps, godes et rôles… Esquisse photographique d’une planète libertine, 2016 Fotografía JPPS, Ester Brown & Coursives. CC: Edgar Sapiña

Visita con la comisaria Rosa Ferré

La comisaria Rosa Ferré ofreció el 26 de enero una visita guiada a la exposición en la que reflexionó sobre unas fantasías occidentales “muy marcadas por el sistema cultural”. Ferré intentó aunar literatura y arquitectura, haciendo constante referencia a obras libertinas como Le Pornographe o La Philosophie dans le boudoir. Habló también sobre capitalismo y sexualidades fragmentadas y citó a Oscar Wilde: “Todo el mundo habla de sexo, pero en el sexo solo se habla de una cosa: de poder”.

Fechas Del 25 de octubre de 2016 al 19 de marzo de 2017
Horario De martes a domingo, 11.00 – 20.00 (Cerrado los lunes no festivos)
Lugar Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), Calle de Montalegre, 5, 08001 Barcelona
Precio 6€ / 4€ reducido
Teléfono de contacto 933 06 41 00