Erika Lust lanza ‘The Porn Conversation’, el manual para explicarle a tus hijos qué es el porno

La guía es de acceso gratuito para padres y dispone de varios volúmenes en función de la edad del menor

actualidad_185744533_25628369_1706x1280
Erika Lust y su marido Pablo Dobner, creadores y dinamizadores de The Porn Conversation
12/02/2017 – Marta Santacreu Olaya (@msantacreeu)

La productora y directora de cine para adultos Erika Lust (Estocolmo, 1977) ha lanzado The Porn Conversation, una guía virtual para padres destinada a la educación sexual. En ella se ofrecen herramientas educacionales para enseñar a nuestros hijos qué es el porno. Lust inició el proyecto junto a su socio y marido, Pablo Dobner (Buenos Aires, 1970), a finales de 2016 y recibió gran aceptación por parte del público. En 2017, pretende ampliar la página web con otros recursos, entre los que destaca la creación de una relación de sexólogos para poder organizar charlas en colegios o asociaciones de padres.

Los internautas tienen libre acceso a este ‘manual’, disponible de momento en inglés y alemán, aunque en breves también en español e italiano. Concretamente, se trata de tres guías diferentes, el contenido de las cuales varía en función de si los menores tienen entre 9 y 11 años, entre 11 y 15 o si son mayores de 15. Además, la web ofrece vídeos, artículos y otros recursos complementarios.

The Porn Conversation aborda temas desde por qué nuestros cuerpos difieren tanto de los exuberantes actores y actrices, hasta cuestiones como la normal presencia del vello púbico, pasando por si de verdad es tan fácil lubricar o llegar al orgasmo. El manual también quiere crear conciencia sobre el peligro de enviar fotos o vídeos de desnudos por la red, así como la importancia del respeto y el consentimiento en las relaciones sexuales. El proyecto también recomienda analizar los estereotipos del porno (machismo, racismo…) y explicita que el sexo no debe de usarse como moneda de cambio.

The Porn Conversation recomienda analizar los estereotipos del porno (machismo, racismo…) y explicita que el sexo no debe de usarse como moneda de cambio.

Una reacción a la pornografía mainstream

Tanto Erika Lust como Pablo Dobner son buenos conocedores de la industria pornográfica. El matrimonio, que comparte dos hijas de 6 y 9 años, creó la productora Erika Lust Films en Barcelona el 2005. Desde entonces su objetivo ha sido la creación de películas porno con calidad cinematográfica y con un proceso de producción ético, así como la inclusión de cuerpos, edades y razas diversas. Pero, sobre todo, pretende hacer un porno donde el placer femenino importe, ante una industria dominada por hombres y que, tradicionalmente, lo ha supeditado todo a la fantasía masculina.

“El porno tradicional es muy agresivo, enseguida es sexo muy fuerte, no hay ninguna explicación sobre los personajes, sus emociones, el contexto en el que se encuentran esas personas que tienen sexo o por qué esas personas se desean”, declaró Lust en una entrevista para El Español. De hecho, The Porn Conversation nace con el objetivo de evitar que esta idea irreal sobre el sexo llegue a los más pequeños.

Internet: un campo de minas

El acceso a todo tipo de contenido en Internet es cada vez más intuitivo para los pequeños. Y gran parte de él no está hecho para menores de edad, con lo que los niños se ven expuestos a escenas de sexo desde edades muy tempranas. Según investigaciones realizadas por Simon-Louis Lajeunesse, profesor de la Universidad de Montreal y miembro del Grupo de Investigación sobre Masculinidad y Sociedad, la media de edad de acceso por primera vez a contenidos pornográficos se sitúa en torno a los diez años. Si bien es cierto que existen herramientas para proteger los dispositivos electrónicos de contenidos no aptos para menores de edad (y el manual ofrece instrucciones para su uso), Lust y Dobner insisten en que la ‘charla sobre porno’ se realice “cuanto antes, mejor”.

El manual cuenta con tres guías diferentes que se adaptan a la edad del menor

La pareja considera que tanto niños como adolescentes buscan porno cuando sienten curiosidad sobre sexo, convirtiéndose así en un mal instrumento de educación sexual. El porno mainstream puede confundir a los adolescentes sobre cómo el sexo conecta con la sensualidad y las relaciones sentimentales, además de ofrecer una visión poco realista de él. Consecuentemente, ambos sustentan que la prohibición del porno, su crítica o la vergüenza de hablar abiertamente sobre él no son la solución. El porno existe y siempre estará allí, por lo que enseñar, hablar, advertir y ayudar a formar una visión crítica de ello a nuestros hijos es la solución según Lust y Dobner. The Porn Conversation, por lo tanto, puede ser de gran utilidad para los padres que se sienten perdidos ante esta situación.

Una mujer en un mundo de hombres

Erika Lust se define como “cineasta, madre, escritora, bloguera, y propietaria y fundadora de ‘Erika Lust Films’”. Desde sus comienzos en el año 2004 -cuando debutó con su primer y aclamado corto indie ‘The Good Girl’- ha dirigido más de 100 cortometrajes y multitud de películas, cuatro de ellas ganadoras de varios premios. Además, ha escrito cinco libros, entre los cuales destaca su célebre novela erótica ‘La canción de Nora’.

En 2013 Lust empezó el proyecto web XConfessions que, como la productora describe, es “un espacio donde los usuarios pueden ver una serie de cortometrajes basados en sus propias fantasías sexuales”. Cada mes, la directora sueca escoge dos fantasías más y las convierte en cortos eróticos explícitos. Su último proyecto, además de The Porn Conversation, consiste en el lanzamiento de una beca de 250.000 euros para alentar a nuevas directoras de cine adulto en sus proyectos, y abrirse paso así en una industria profundamente masculina.

erikalust_portraits_14
Erika Lust trabaja para hacer del porno una industria donde el proceso de producción sea más ético a la par que estético y, sobretodo, donde el placer femenino tenga mayor importancia